China y Rusia desafian a Airbus y Boeing con su nuevo avión

Maqueta del Comac C929

Maqueta del Comac C929

La colaboración entre China y Rusia que busca unir conocimientos y recursos, en otra señal del fortalecimiento de los lazos entre ambas naciones, han sumado sus fuerzas para construir un avión de pasajeros de fuselaje ancho con dos pasillos diseñado para competir con los fabricantes internacionales Airbus y Boeing, informa Reuters.  Sigue leyendo

Congeladas las negociaciones entre Rusia y China sobre la venta de Su-35

Las negociaciones sobre la venta de los nuevos aviones Su-35 a China están congeladas debido al deseo de Pekín de comprar sólo un lote limitado de estos aviones.

Las negociaciones sobre este tema se han realizado durante más de quince años. Rusia está tratando de convencer a China de la necesidad de comprar una partida grande. Sin embargo, China está más interesada en el desarrollo de su propia producción de aviones en lugar de comprar aeronaves hechas en el extranjero.

Los fabricantes de aviones rusos temen que al comprar varios aviones de combate Su-35, China utilizará sus componentes y dispositivos para producir copias y se negará a hacer más compras.

Rusia vs. China o el pulso por los SU-35

China planeaba comprar a Rusia una partida de cazas modernos, pero la costumbre de Pekin de copiar y desarrollar la fabricación propia del material bélico extranjero sin autorización previa del suministrador atrasa la suscripción del contrato. Sigue leyendo

China bloquea compra de aviones

El gobierno chino bloqueó la compra de aviones Airbus por las empresas chinas en represalia por la tasa al carbono de la UE. Bajo amenaza están los contratos para la compra de cuarenticinco aviones, diez A380 y treinta y cinco A330.

Con el fin de combatir el cambio climático, la UE el 1 de enero introdujo la cuota de emisiones de gases a la atmósfera. Todas las compañías aéreas, que operan en la UE, son obligadas a comprar cuotas de emisiones de dióxido de carbono.

Veintiséis de los treintaiseis países miembros de la Organización Internacional de Aviación Civil, incluidos EEUU, Rusia y China, cuestionan esta medida.