El “cielo abierto” sobre Vladivostok


Tras la concesión de “régimen de cielo abierto” al aeropuerto de Vladivostok, algo sin precedentes para Rusia, implica que la capital de Primorie se convertirá en un importante nudo de tránsito para los aviones de China, Tailandia, Corea del Sur y Japón que vuelan a Europa y EEUU. 

Hoy día los embarques aéreos entre Rusia y otros países están regulados por acuerdos bilaterales intergubernamentales. En ellos se establecen compañías aéreas de una y otra parte, rutas y cantidad de vuelos en un determinado período de tiempo. Tal situación viene del tiempo soviético, cuando aquí casi todo estaba bajo secreto, como nos explica Víctor Gorbachov, director general asociación “Aeroport”.

El régimen de cielo abierto es una práctica mundial. No hay que ponerse de acuerdo a nivel intergubernamental en quién, cuántas veces y cómo vuela. Para nosotros esto abre colosales posibilidades. Por lo menos, no hace falta establecer cuotas. Como se suele decir: “Cien asientos de ellos, cien asientos hacia ellos”. En este caso las compañías aéreas se ponen de acuerdo directamente con aeropuertos y estos con compañías aéreas. 

El titular del Transporte Igor Levitin informó que el régimen especial tendrá carácter experimental. De momento se trata de aterrizajes técnicos de tránsito, pero aviones extranjeros podrán desembarcar y embarcar pasajeros. A cambio de ello, las compañías aéreas de Rusia podrán obtener vuelos adicionales a países cuyos transportistas aprovechen este régimen.

Anteriormente las compañías aéreas podían arribar a nuestro país sólo en un régimen restringido, según estipulaban los respectivos convenios intergubernamentales correspondientes y realizar aterrizajes intermedios exclusivamente para cargar combustible. El régimen cielo abierto hace posible que las empresas aéreas, durante su aterrizaje de tránsito en Vladivostok, puedan realizar cualquier operación, incluyendo cargar y descargar pasajeros a su bordo.En 2010 Vladivostok atendió a más de un millón de pasajeros. Según valoraciones de los expertos, el régimen de cielo abierto permitirá aumentar 3-5 veces el tráfico de pasajeros. La idea de abrir el cielo sobre la capital de Primorie pertenece a la administración del aeropuerto de Sheremétievo, que prepara el aeropuerto de Vladivostok, que es su patrimonio, para la cumbre del Foro Económico de Asia-Pacífico. La finalidad de la innovación está a la vista: compensar el dinero gastado en su modernización.

Existe también otra razón: la preparación de Rusia para el ingreso en la Organización Mundial del Comercio que, según se espera, puede efectuarse antes de terminar este año. El cielo abierto es una de las condiciones sine qua non para la adhesión a esta entidad.

Es cierto que si tal práctica en el futuro se extiende a toda Rusia, los transportistas nacionales deben empeñarse mucho para hacer competencia a los extranjeros, puntualiza Víctor Gorbachov.

Pero nadie quedará perdedor. Lisa y llanamente, los aviones extranjeros van a llegar más a menudos a nuestro país. ¿Y nuestros transportistas no tendrán pérdidas? Los nuestros también podrán volar allí. ¿Y qué? No se puede hacer nada. Hay que ser competitivos. No se puede trabajar más a la antigua usanza. 

En todo caso, la introducción del régimen de cielo abierto, aunque sea en una sola región, beneficiará a los pasajeros, consideran los expertos. Primero, obtienen la posibilidad de escoger entre muchas compañías aéreas, segundo, pagarán menos por billetes porque en una competición fuerte los transportistas se verán obligados a bajar precios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s