Accidente de un Tu-134 en noroeste de Rusia


Un avión Tu-134, perteneciente a la compañía RusAir, despegó desde Moscú a las 22.30 horas locales (18.30 GMT) del lunes y en condiciones de la neblina, realizó un aterrizaje imprevisto sobre una carretera local, a un kilómetro del aeropuerto de Petrozavodsk, capital de la república rusa de Karelia, en el noroeste del país.

Al tomar tierra el aparato, su fuselaje se partió en pedazos y los fragmentos del avión se incendiaron. Según datos preliminares, a su bordo se encontraban 52 personas, de ellas 44 murieron.

Según el Ministerio ruso de Situaciones de Emergencia, entre las víctimas mortales hay siete niños, asi mismo reportó que a bordo del avión siniestrado viajaban un ciudadano sueco, un holandés, dos ucranianos y una familia de cuatro personas que tenían doble ciudadanía, de Rusia y de EEUU. Uno de los nueve tripulantes sobrevivió, segun informó la portavoz de la compañía Rusair. Los heridos permanecen hospitalizados en estado muy grave.

Poco antes de la tragedia, en el aeropuerto de Petrozavodsk “se produjo un fallo en la asistencia para el aterrizaje y la aproximación”, según el Comité Interestatal de Aviación.

A las afueras del aeropuerto de Petrozavodsk hay casas de campo ya que es un lugar bastante popular entre los ciudadanos locales. Durante todo el día estuvo lloviendo y por la tarde bajó una niebla densa. Alrededor de las 23.45, hora local, un fuerte ruido despertó a los habitantes de las casas de las afueras. “Escuchamos un chasquido fuerte. Al principio sonó como el estruendoso trueno de una tormenta. Nos levantamos para mirar por la ventana y en aquel instante vimos volar una enorme bola de fuego que después cayó en un extremo de nuestro terreno”, cuentan los testigos.

Algunos pasajeros consiguieron salvarse gracias a la ayuda de la población local

Según los testigos, el avión de pasajeros Tu-134 literalmente atravesó los árboles del bosque y se detuvo a 20 metros de las casas situadas cerca del bosque. La nave se detuvo en la carretera, se descompuso y se incendió.

“Vi cómo el avión empezó a caer a la carretera. Unos minutos después apareció en tierra”, contó un testigo. “¡El avión cayó! ¡Oí a una mujer gritando, algo explotó!”

Algunos pasajeros consiguieron salvarse gracias a la ayuda de la población local. Como cuenta uno de los testigos, él y otras personas se dirigieron al lugar del accidente y empezaron a sacar a los heridos de debajo de los fragmentos del avión siniestrado. Lograron salvar unas vidas.

“Conseguí sacar de allí a una mujer o una niña. Era ligera y fácil de llevar en brazos. Luego a otra persona. Era difícil entenderlo, pero parece que también era una mujer. Luego con dos hombres más sacamos a un varón. A los otros no los pude sacar porque el avión empezó a explotar y a arder. ¡Me fue imposible!”, contó un local.

Sin embargo, la mayoría pereció: “Un hombre que se encontraba más lejos estaba en llamas. Apagamos el fuego cubriéndole con una manta y un abrigo y después lo llevamos al centro del campo, más allá. También logramos sacar a una mujer que todavía estaba viva. Ahora ahí está tumbada”.

Luego todo empezó a “explotar” y fue imposible continuar con la operación de rescate. Según los datos preliminares, no sobrevivió ningún pasajero de los que quedaban en aquel momento en el avión.

“La imagen del accidente aquí es horrible. Hay una masa de restos humanos” contó un representante de la fiscalía que estuvo en el lugar del accidente.

Partes del avión, motores y asientos estaban dispersados a lo largo de la carretera cerca de las viviendas aunque no hubo víctimas entre la población local.

Tu-134 siniestrado

El TU 134 fue diseñado a principios de los años 60 del siglo pasado en la Unión Soviética. La nave entró en explotación en 1967 y desde entonces formó parte tanto de las flotas de la principal compañía aérea rusa, Aeroflot, como de las compañías aéreas de los países de Europa Oriental. Es un avión de corto alcance equipado con dos motores instalados en la cola. Tiene una autonomía de vuelo de 2770 kilómetros y una velocidad de 850 kilómetros por hora. La variante estándar tiene una capacidad máxima para 76 pasajeros.

En los últimos 10 años este modelo se ha visto involucrado en varios accidentes aéreos. En 2006 una nave de este tipo de las fuerzas aéreas de Rusia ejecutó un aterrizaje forzoso y se salió de los límites de la pista. El avión se incendió, pero gracias a la reacción de la tripulación el accidente se saldó sin víctimas mortales. Según una de las versiones, la causa del accidente pudo ser un ave que chocó con una turbina del motor.

Otro incidente tuvo lugar en 2007 en el aeropuerto de la ciudad rusa de Samara. Entonces el avión realizó un aterrizaje forzoso a unos 400 metros de la pista. La maniobra se realizó en condiciones de mala visibilidad y la investigación puso al descubierto una serie de errores cometidos por la tripulación. En aquel accidente fallecieron 6 personas y 27 resultaron heridas.

En 2009 otro Túpolev 134 no pudo despegar debido a una tormenta de nieve. El incidente se saldó sin víctimas, y el avión fue retirado del servicio.

De los 852 aviones Tu-134 fabricados en el período de 1966-1984, ciento cuatro siguen en servicio hasta hoy.

En cuanto a las medidas de seguridad en el transporte aéreo nacional relacionadas con el siniestro, el vicepresidente del Gobierno ruso, Serguei Ivanov, se manifestó en contra de prohibir la explotación de los Tu-134 durante la investigación del accidente en Karelia.

“Es la solución más fácil (la prohibición). Pero ¿en qué volamos entonces?” Recordó Ivanov al subrayar que el parque de muchas aerolíneas rusas se limita a tres o cuatro máquinas, y que la mayoría no tienen los recursos financieros para adquirir aviones modernos, como el nuevo modelo de rutas regionales Sukhoi Superjet 100.

Ivanov, cuyo ámbito de responsabilidades en el Gabinete incluye el sector de transporte, dijo que no quiere anticiparse a los resultados de la investigación pero “los primeros datos externos testimonian un error del piloto” quien no pudo visualizar la pista en medio de una neblina.

Comparó el accidente de Petrozavodsk con el ocurrido en abril de 2010 cerca de Smolensk, donde murió el presidente polaco Lech Kaczynski y 95 personas que viajaban con él en un avión Tu-154.

Entretanto, las autoridades investigan el accidente sin excluir ninguna de las posibles causas, en particular, el factor humano, condiciones meteorológicas desfavorables, fallo técnico de los sistemas del avión o del aeropuerto, según el Comité de Investigación de Rusia.

En el lugar del accidente se hallaron las cajas negras, todas en buen estado. Para descifrar la información que contienen se necesitará tiempo. “La dispersión de los fragmentos del avión es de al menos 300 metros. Se ha descubierto un autorregistrador de a bordo. Ya tenemos las grabaciones de las conversaciones de los servicios terrestres con la tripulación del avión, hemos solicitado los datos sobre las condiciones climáticas, hemos impuesto exámenes clínico-forenses”, comunicó el portavoz del Comité de Investigaciones de Rusia, Vladímir Markin.

Los expertos del Comité han decomisado toda la documentación necesaria y unos ejemplares de combustible. Se ha abierto una causa penal por supuesta violación de las normas de operación de aeronaves.

Estamos preparando un post especial con el analisis del accidente por lo que manteneros pendientes del blog para leerlo.

Aprovechamos desde aqui asi mismo para expresar nuestro mas sentido pesame a las familiares y amigos de las victimas, que descansen en paz y esperamos la pronta recuperacion de los supervivientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s