Jan Kašpar, el primer aviador checo


El 16 de abril se cumplieron cien años del día en que un  audaz  y valeroso aviador checo llamado Jan Kašpar hizo su famoso vuelo de larga distancia de Pardubice a Velké Chuchle. Fue el primer vuelo sobre el territorio checo, que logro Kaspar el 16 de Abril de 1910, sin embargo, la historia de la aviación Checa a menudo  empieza a contar desde el día 13 de Mayo de 1911.

Jan Kašpar

Jan Kašpar nació en Pardubice, ciudad checa situada a 104 km. de Praga, el 20 de mayo de 1883 en el seno de una acomodada familia. Cursó estudios de ingeniería en la Imperial y Real Universidad Técnica Checa de Maquinaria en Praga. Se interesó por bicicletas, automóviles, motores. En 1908, en los tiempos de los primeros éxitos del dirigible del conde de Zeppelin, se fue a Alemania entrando en práctica en la empresa Basse & Selve.

En la fábrica se producían piezas de aluminio precisamente para aeronaves y Kašpar con el dueño Walter Selve solían participar en carreras de automóviles y de barcos a motor.

En 1909 el ingeniero Kašpar entró en la fábrica de automóviles Laurin & Klement de Mladá Boleslav, precursora de la actual fábrica checa de automóviles más importante, la Škoda Auto Mladá Boleslav.

Allí se le unió su primo Eugen Čihák, dos años más joven, también un gran aficionado a los vehículos a motor. El 1 de julio volvieron ambos a Pardubice, donde poco tiempo después les alcanzó una noticia que les interesó sobremanera: Blériot había cruzado el canal de la Mancha. Nació la idea de construir un aeroplano.

A comienzos de marzo de 1910 ya había en Pardubice un hangar de madera y en él un monoplano listo para pruebas.

Las pruebas, desde luego, fracasaron. El avión tenía una potencia demasiado baja y hasta comienzos de abril no marcó ningún éxito. Sin embargo, Kašpar no se resignó. Se marchó a París y con dinero suyo y el de su padre compró un avión hecho. El aeroplano del tipo XI con el número de fabricación 76 había nacido en la fábrica de Louis Blériot. La máquina fue entregada a Pardubice a principios de abril y acto seguido se llevaron a cabo en la plaza de armas en las afueras de la ciudad los primeros intentos de subir al aire.

Jan Kašpar alzando el vuelo

Al principio sólo dio unos saltos, pero en la mencionada fecha del 16 de abril el ingeniero Kašpar realizó su primer vuelo dirigido convirtiéndose así en el primer aviador checo. Según una leyenda citada con frecuencia (pero inverosímil) le ayudó una casualidad. La leyenda dice que una vaca que estaba paciendo en la plaza obligó a Kašpar a desviarse de su rumbo y que gracias a ello el avión despegó.

En las semanas siguientes continuó practicando. Por algún tiempo rompió con su primo Eugen Čihák; la razón de su ruptura evidentemente era la disputa por dirigir la máquina. Eugen y su hermano Hugo se pusieron a construir su propio avión.

Čihák y Kašpar

El domingo 19 de junio Kašpar presentó por primera vez su avión al público en su ciudad natal de Pardubice. Ante 22 mil espectadores permaneció en el aire durante cuatro minutos enteros.A continuación presentó con éxito su aeroplano en otras ciudades checas.

En julio de 1910 los hermanos Čihák iniciaron las pruebas de su propio avión. Tampoco ellos tuvieron éxito y por ello decidieron comprar en Francia el avión Saulnier. La máquina llegó a Pardubice a mediados de septiembre de 1910 y antes del final del mes Eugen realizó con éxito sus primeros vuelos.

Sin embargo el 1 de octubre, tras un accidente, el avión quedó reducido a cenizas. El ingeniero Kašpar quería volar con pasajeros: esto en el «original Blériot» no era posible. Por ello en el mismo verano de 1910 empezó a construir un nuevo avión. Se adhirió al acreditado modelo del avión de Blériot, pero su nuevo aeroplano era más grande y disponía de un motor más potente, a saber, del Aerodaimler, un motor de 65 CV construido por el célebre ingeniero Ferdinand Porsche, oriundo de la ciudad bohemia de Vratislavice nad Nisou. El motor fue entregado de la fábrica Österreichische Daimler a Pardubice en octubre de 1910 y montado en el avión en la primavera del año siguiente.

Jan Kašpar en pleno vuelo

El avión, dotado de un motor fuerte, permitió llevar a cabo vuelos ocasionales con pasajeros, así como realizar hazañas remarcables: la más famosa deellas fue el vuelo de Pardubice a Praga, de 120 km, que tuvo lugar a las seis y cuarto de la mañana del 13 de mayo de 1911 y duró el entonces increíble tiempo de una hora y 32 minutos.

Durante el vuelo Kašpar siguió la vía férrea; en Praga entró en niebla, pero se rigió por el río Vltava y aterrizó sin dificultad en el hipódromo de Chuchle situado actualmente en la calle Radotínská 69 en el distrito 5 de la ciudad conocido como el Velké Chuchle.

El más largo vuelo a campo traviesa en Austria-Hungría terminó de modo original: el piloto se vistió de gala y se fue al centro de Praga para asistir a la boda de un amigo suyo.

Siguieron otras presentaciones públicas más. En el vuelo Praga – Mělník tomó parte un pasajero, el redactor Jaroslav Kalva. Parecía que los éxitos iban a continuar, pero no fue así. En 1912 Kašpar dejó de volar. Desde los comienzos del año tuvo problemas con el motor, los ingresos de las presentaciones públicas fueron bajando sin cesar y no bastaron para cubrir los considerables gastos relacionados con ellas. Kašpar siguió activo en la Cooperativa Aviatoria de Pardubice, fundada en abril de 1911; su sucesora, el Aeroclub de Bohemia de Este con sede en Pardubice es la más vieja asociación aviática checa que sigue activa hasta ahora.

Bella postal del vuelo sobre Pardubice

En 1913 Kašpar empezó con la construcción de un avión nuevo, más moderno, pero no la acabó. En mayo murió su padre František, un gran sostenedor de las actividades aviáticas de su hijo. Jan Kašpar se vio obligado a ciudar de los bienes familiares y de sus vuelos, antaño realizados con tanto éxito, quedaron sólo recuerdos, bien cierto que mantenidos vivos gracias al interés por el desarrollo de la aviación. El mismo año 1913 Kašpar donó su célebre avión Blériot al Museo Técnico Nacional de Praga. Volvió a incorporarse a las actividades aviáticas terminada la Primera Guerra Mundial.

En noviembre de 1918 entró en el Cuerpo de Aviación, germen de la aviación militar checoslovaca. Allí, sin embargo, no había un cargo adecuado para él y por consiguiente en febrero de 1919 dejó el servicio militar. Llegó a ser copropietario de un aserradero a vapor. No tuvo muchas experiencias con actividades empresariales y no tuvo éxito. Contrajo deudas. Vivió solo, aislado.

El publicista Břetislav Ditrych de la revista Reflex especifica: «A comienzos de 1927 Jan visitó en Praga a su primo Eugen. Conversaron mucho tiempo a solas. Quizás recordaron la infancia y los primeros vuelos públicos con sus respectivos aviones, cuando les admiraban miles de espectadores entusiasmados. Puede que hablaron también de la guerra. Jan había servido en las fuerzas de ferrovías, Eugen, gracias a su diploma de piloto, había sido incorporado a la sección de aeronáutica en Wiener Neustadt, pero el servicio en el cuerpo técnico le decepcionó. Ninguno de los dos logró volver a la aviación. Los antaño célebres pioneros cayeron en olvido, en los nuevos tiempos no había sitio para ellos, en el ejército tenían la luz verde experimentados pilotos de la guerra.»

Jan Kašpar murió bajo extrañas circunstancias. El último día de febrero de 1927 esparció gasolina por el suelo de la oficina del aserradero y envolvió su frente en un chal empadado del líquido inflamable. Por la mañana le encontraron desmayado. Murió dos días más tarde, en la noche del 2 al 3 de marzo de 1927, según el dictamen médico de una neumonía.

Eugen Čihák con su Saulnier

A los hermanos Čihák los hemos abandonado a comienzos de octubre de 1910. Tras perder su Saulnier en un accidente se pusieron a construir dos réplicas suyas con motores diferentes. En la primavera de 1911 Eugen empezó a volar con ellos, pero debido a problemas con los motores  el entrenamiento avanzó lentamente. En un incendio del hangar en agosto de 1911 los hermanos volvieron a perder uno de los aviones, reconstruyendo el restante aeroplano para el motor Gnome de 50 CV, con que obtuvieron buenos resultados.

Con este avión, que quizás disponía incluso de los originales empenajes del Saulnier, realizaron, con éxito, las primeras
presentaciones públicas a finales de 1911. En Jičín, Eugen debía actuar junto con Kašpar, pero éste se extravió durante el vuelo de Pardubice y acabó por sufrir un accidente. Los dos primos se presentaron juntos en Mělník y Praga.

En 1912 Jan Kašpar ya no realizó casi ningún vuelo, mientras que Eugen Čihák «recobró nuevas fuerzas» organizando una exhibición pública tras otra. Sin embargo, tampoco sus ingresos bastaban para cubrir los gastos; probablemente cubría el déficit con el arriendo de los campos heredados del padre. En 1913 continuó recorriendo ciudades bohemias y moravas con un nuevo avión extraordinariamente acertado, el Rapid que había construido con su hermano Hugo.

El año siguiente, el público empezó a perder el interés por semejantes exhibiciones. Čihák intentó presentar algo nuevo. Organizó «vuelos circulares»: durante un solo día se presentó en varias ciudades entre las que «se trasladaba en el aire».

En 1914 estalló la guerra mundial que puso fin a vuelos privados en Austria-Hungría. Čihák se alistó en aviación en que, sin embargo, permaneció sólo poco tiempo; tras ser herido en un accidente de automóvil fue incorporado a los cazadores imperiales. Con ellos llegó al frente italiano y allí fue herido.

Eugen Čihák como administrador de operaciones de Líneas Aéreas Checoslovacas

Después de la guerra Eugen Čihák se dedicó al autotransporte, pero siguió sentirse atraído a los aviones. Su hermano Hugo, que trabajaba de empleado en las Aerolíneas Estatales Checoslovacas, le procuró el puesto de mecánico de avión y más tarde de administrador de los aeropuertos de Kbely y de Ruzyně. En 1939, tras la ocupación alemana, volvió al autotransporte.

En los años cincuenta, Eugen Čihák vivió un nuevo periodo de gloria. Se le invitaba a charlas, a la radio, se escribía de él en los periódicos. Una vez más tuvo la ocasión de volar en una avioneta de deporte. Murió en 1958.

A dia de hoy en el Narodni Technicke Muzeum o lo que es lo mismo el Museo Nacional de la Tecnica que se encuentra situado en la calle Kostelní 42 170 78 Praha 7 , podemos contemplar la replica exacta del Bleriot XI usado por Kašpar. Es un museo que recomiendo personalmente su visita si alguna vez vais a Praga…

Replica del Bleriot XI

La aviacion checa ha evolucionado mucho desde ese historico vuelo, sin embargo un recuerdo simbólico de los héroes de la aviación checa fue el vuelo realizado el 4 de junio de 2006 por el piloto sueco Mikael Karlson. Noventa y cinco años después de la travesía Pardubice – Praga de Jan Kašpar presentó en Pardubice a los entusiasmados espectadores de la Peregrinación Aviática un vuelo en el aeroplano original Blériot XI Thulin A.

En el marco de las celebraciones de tan historico evento, en el siguiente video podeis ver cien años despues el Blériot XI Thulin A volar con toda su majestuosidad. Debido a las regulaciones aeronauticas actuales, no se puede copiar la ruta original exactamente, pero por lo demás el vuelo es a una altura de 150-300 metros para que coincida con el histórico original. El modelo fue contruido y pilotado por Mikael Karlson, y asistido por personal del Narodni Technicke Muzeum.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s