Marina Raskova: Heroina de los cielos


Marina Raskova Mikhailovna (Раскова Марина Михайловна) fue una de las más exitosas mujeres aviadoras de la Unión Soviética., a menudo referida como la ” Amelia Earhart”  rusa. Más tarde se convirtió en una de las más de 800.000 mujeres encuadradas en el ejercito rojo , fundadora de tres regimientos aereos  femeninos que con el tiempo volarian a más de 30.000 salidas en La Segunda Guerra Mundial.

Marina Raskova fue una de las más valientes mujeres aviadoras de la Unión Soviética y una de sus primeras ciudadanas en ser investida con el título de Héroe de la Unión Soviética. Además, creó la legendaria unidad femenina de aviación apodada por los nazis como las “brujas nocturnas”.

Nacida en 1912 en el seno de una familia de destacados músicos, la joven Marina no pudo seguir esa carrera debido a la muerte prematura de su padre. Al graduarse del colegio, empezó a trabajar de operaria en una fábrica de productos químicos. Justo allí se interesó por la aviación y por la romántica idea de poder volar en los cielos. En su nueva profesión progresó rápidamente gracias a su tenacidad y valentía. A los 19 años, Marina Raskova se matriculó en la Academia de Aviación de Zhukovski. En 1934, se graduó como la primera mujer aviadora soviética que oficialmente aprobó el examen de navegación, recibiendo su licencia de piloto al año siguiente.

En 1938, ella y otras dos aviadoras establecieron una marca mundial para mujeres al cubrir 5908 Km sobrevolando las interminables estepas y bosques rusos en un avión bimotor ANT-37 bautizado “Rodina” (Patria, en español). El vuelo sin escalas fue realizado en 26 horas y 29 minutos, cubriendo la distancia entre Moscú y Komsomolsk del Amur, en el lejano oriente de la URSS.

Durante la travesía de Siberia, el avión comenzó a acumular hielo en las alas y las jóvenes aviadoras se vieron obligadas a lanzar todo lo que pudieron para aminorar el peso de la nave y ganar altura. Raskova, que era la navegante en el vuelo, decidió que ella debía lanzarse también. Marcó el rumbo en un mapa y se lanzó en paracaídas en medio de la oscuridad siberiana. El avión llegó a destino sin novedad, mientras un cazador rescataba a Marina Raskova. Las tres jóvenes regresaron triunfantes a Moscú donde fueron recibidas como heroínas. Por su hazaña, Marina fue galardonada con la Estrella de Oro de los Héroes Soviéticos.

El 28 de octubre de 1937, con Valentina Grizodubova realizaron un record en vuelo sin escalas para mujeres, para una distancia de 1445 Kms a bordo de un AIR-12. En 1938, estableció otras dos marcas, una de 2241 Kms sin escalas en un hidroavión con Polina Osipienko y W. Lomako y el 24-25 de setiembre con Valentina Grizodubova y Polina Osipienko en el vuelo ya reseñado de 5908 Kms. Para entonces Marina tenía 25 años y por su hazaña fue galardonada con la Estrella de Oro de los Héroes Soviéticos.

Marina fue entrevistada por Stalin y ocupó un puesto importante en el Partido Comunista. Cuando Alemania en 1941 invadió a la Unión Soviética, Raskova era Mayor en la Fuerza Aérea Soviética y logró convencer a Stalin para formar el Grupo de Vuelo Especial No 122 compuesto integramente por personal femenino. Inmediatamente comenzaron a llegar voluntarias de toda la Unión Soviética. La selección de las aspirantes la hizo la propia Raskova en las aulas de la Academia de Aviación Zhukovski.

En octubre de 1941, la joven aviadora fue enviada con sus alumnas a la base aérea en el pueblo de Engels, a orillas del Volga, al norte de Stalingrado. La primera orden fue tomar hilo y agujas y rehacer los uniformes que por talle, evidentemente, eran para hombres. Pantalones, camisas, calcetines y guerreras tuvieron que ser acondicionadas a las formas femeninas. Para las botas no había otra alternativa que rellenarlas con papel de periódicos para acomodarlas a la horma femenil.

El entrenamiento en Engels fue duro. Las pilotos volaban entre 12 a 14 horas diarias con el propósito de aprender en días lo que se debía aprender en dos años en tiempo de paz, o seis meses en tiempos de guerra.

En aquel período de sangrienta guerra los pilotos alemanes dominaban en el cielo. Muchos aviones soviéticos fueron destruidos en tierra durante las primeras horas de la guerra, además, los pilotos soviéticos no estaban debidamente preparados para combates defensivos.

El entrenamiento inicial era efectuado en aviones Polikarpov PO-2, biplanos de madera y lona. Las mujeres practicaban bombardeos a diferentes alturas y vuelos nocturnos en parejas y en solitario, aprendiendo a navegar con instrumentos rudimentarios como relojes, sin comunicaciones con tierra y con mucha intuición. Cada avión contaba con un piloto y un navegante, rotándose los equipos para que Raskova los evaluara.

Los PO-2 no tenían armamento, pero practicaban los principios de la caza, con simulaciones de fuego, en tierra y en el aire. Es fácil imaginarlas persiguiendo a un “enemigo” y haciendo los sonidos de las ametralladoras por las radios. Los equipos se turnaban, tomando los lugares de “amigos” y “enemigos,” combatiendo entre ellas y contra los instructores.

Después de los seis meses de entrenamiento, Marina Raskova asignó los tres primeros regimientos a las diferentes aviadoras. Como no todas calificaban para la aviación de caza las que no fueron asignadas al 586 de Caza, fueron destinadas a grupos de bombardeo, en los regimientos de bombardeo nocturno 588, con los mismos aviones PO-2 en los que entrenaron, y el Regimiento Diurno No 587 que volarían los Petylakov PE-2 que tenían una tripulación de tres, piloto, navegante y radio-operador-artillero.

Las mujeres de la Brigada de Caza, comenzaron el entrenamiento en los aviones PE-2. Los asientos de los aviones fueron acondicionados para permitir que las mujeres alcanzaran los pedales y a la vez darles más altura para que pudieran ver por encima del panel de instrumentos. Luego del entrenamiento en el PE-2, que era substancialmente diferente a PO-2, las jóvenes aviadoras pasaron al entrenamiento en el Yak-1, el caza que finalmente usarían en combate. Este avión no perdonaba errores y por tanto las prácticas eran más rigurosas. Practicaron caza, y ametrallamiento hasta lograr la suficiente confianza en el avión.

Una vez terminado el ciclo de prácticas, las jóvenes aviadoras recibieron su pistola reglamentaria y fueron asignadas oficialmente a sus aviones. Vistiendo la ropa de vuelo, se dirigieron a sus aparatos y esta vez, sin asistencia de los instructores, despegaron. Raskova tuvo entonces temor al no saber si lo que les había enseñado les podría salvar la vida a sus pupilas.

Marina tomó el mando del Grupo 587. Eventualmente recibieron aviones Su-2, pero pronto pasaron a volar bimotores PE-2 cuando el 22 de noviembre de 1942 recibieron órdenes de moverse para Stalingrado. Las zonas de combate del grupo comprendían Orel, Kursk, Smolensk, Vitebsk, Borysov y los Lagos Mazurian.

El regimiento № 588 de bombardeo nocturno era el más famoso de todos los organizados por Raskova. No tenía iguales en el mundo en aquel tiempo. Los ataques de las aviadoras soviéticas despachaban alemanes de tal manera que ellos apodaron a los miembros de este regimiento como las “brujas nocturnas”. Por abatir un sólo avión ganaban automaticamente La Cruz de Hierro.

Marina no sobrevivió a la guerra pues falleció en un accidente. Durante el vuelo de una unidad de PE-2 bajo su mando, el día 4 de enero de 1943, hubo una tormenta de nieve que hizo estrellar su avión contra el banco occidental del río Volga. Al ser un vuelo con una misión militar, Raskova y el resto de la tripulación fueron declaradas muertas en acción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s